¿Es Batman V Superman un pretexto para criticar la sociedad actual?

Este artículo contiene spoilers. Seguramente más de una vez habéis escuchado o pensado eso de que “la realidad supera la ficción”, y es que en este caso sucede lo mismo, ya que la película va mucho más allá de lo representado.

El papel de Superman se basa en representar a un superhéroe cada vez más odiado y temido por el mundo debido a sus grandes poderes, los cuales, como dicen en una escena basada en una entrevista televisiva, hacen sentirse incómodos a mucha gente. Esta incomodidad se basa en un sentimiento inferior causado por los superpoderes de Superman y la divinidad que se le atribuye, así como  el desconocimiento del motivo de sus acciones junto al hecho de que sea un extranjero anónimo.

Hay varias escenas impactantes que tratan el tema de la imagen de Superman como un Dios, siendo el símbolo más evidente la estatua conmemorativa representándole como a un Dios griego. Los mitos griegos son uno de los temas que abundan en la película, sobre todo en los diálogos de Lex Luthor, en los que trata el tema politeísta. En toda la película se nos menciona a distintos dioses, siendo uno de ellos Superman, pero en todo momento dejan claro que hay una especie de Dios superior a todas las demás deidades. Este mensaje lo encontramos en un personaje que está declarando ante el juez, diciendo que no cree que Superman responda ante Dios; también en la pintada de Wallace Keefe en la estatua con el mensaje de “false God”; o incluso en el grandioso comentario de Lex Luthor de “si Dios es bondadoso no es todo poderoso y si es todopoderoso no es todo bondadoso, y tú tres cuartos de lo mismo”.

Tenemos por lo tanto nuestra primera figura que representa un grave problema de la sociedad actual. Todo esto es una sobreinterpretación personal, pero, ¿no os suena de nada eso de extranjeros, distintos dioses, odio y miedo por lo desconocido etc.? Sigamos desarrollando más la teoría.

Junto al personaje de Superman tenemos las figuras de Lois Lane y Clark Kent, ambos periodistas y ciudadanos de Metrópolis. Desde que conocemos a Lois nos queda claro que el trabajo de periodista no es nada fácil, y es que la periodista es utilizada por Lex Luthor en varias ocasiones para engañar a un país entero y con fines personales. Mientras, Clark Kent comienza a entender de primera mano lo que significa la censura, y es que el jefe del periódico se niega a publicar sus artículos sobre lo peligroso que es Batman, añadiendo en un momento algo así como que la policía está involucrada con Batman y que deberían informar a los ciudadanos sobre sus acciones, declarando el gran poder que tiene el periódico informativo sobre el pueblo. Las contestaciones del jefe de Clark sobre el tema son negativas, llegando incluso a romper un modelo de la noticia sobre la corrupción de Batman y la involucración policial.

Batman, el multimillonario caballero oscuro no queda descartado en esta teoría, y es que se trata de una persona poderosa en todos los sentidos, situándose al principio en el bando de los que odian y temen a Superman. Éste tiene incluso una pesadilla futurística en la cual se halla en un mundo totalitario regido por el extranjero alien. Por lo que la paranoia, el desconocimiento, los informativos e incluso algunas explosiones y bombas, hacen que Batman se enfrente a Superman. Pero ¡sorpresa!, resulta que estos dos no son tan diferentes, que a pesar de haber sido creados de distinta forma, de tener diferentes conceptos sobre la vida (legendario monólogo de Batman en el que dice que Superman ha crecido creyéndose especial, creyendo en un sentido de la vida, mientras que Batman se declara ateo y proyecto de nihilista) en realidad son iguales, y es que no son más que dos hombres que quieren a su familia y vivir en paz en el mundo.

Y es que es solamente cuando estos dos superhéroes junto a Wonder Woman (personaje que ha vivido lo suyo y prefiere pasar y estar a su bola, pero que es buena persona y al final se une a eso de luchar contra el mal) consiguen juntarse, es cuando logran derrotar al mal (momentáneamente). El mal obviamente es Lex Luthor, personaje que se cree intelectualmente superior a los demás (palabra de cuatro sílabas demasiado grande para las mentes pequeñas), obsesionado con el poder a pesar del que ya posee. Y es que esta figura es la culpable de la mayoría de problemas que suceden. Hace que mediante trampas el mundo tema a Superman, consiguiendo que el Dios se arrodille ante su poder basado en la inteligencia, fortuna, el engaño y el chantaje a estas figuras de autoridad. Este psicótico personaje muestra tanta ansia de poder que es capaz de crear al mismo “diablo” para derrivar al dios extranjero.

Por lo que en la película encontramos gran codicia de poder, enfrentamiento entre personas de visiones y mundos distintos por el error del desconocimiento, diferentes dioses y dos únicos deseos: por un lado vivir en un mundo sin caos, y por otro el ansia del poder. ¿No os suena de nada?

¡MIRA EL PRIMER TRÁILER DE THOR: RAGNAROK!


Política de cookies | Aviso legal | Contacto